Y Juana es…

 

Soy escritora desde que aprendí. Aficionada a coleccionar blogs, gracias a uno de ellos, conseguí un trabajo en la revista Ling.

Como el síndrome del impostor me seguía igual que mi sombra, opté por ser redactora y escribir para otros. Como bagaje, me acompañan horas de lectura de la biblioteca que empecé a los 13 años. Poseo en algún cajón cuentos grapados que negaré que son míos.

De niña escuché: «Será artista», pero me licencié en Publicidad y Relaciones Públicas 🙂 Aunque te confieso que canto y bailo sin venir a cuento (en TikTok no)

He publicado tres libros diferentes en cuanto a género. Estoy trabajando en una novela romántica con unas pinceladas de erotismo. En mi opinión, la novela romántica tiene espacio para el humor negro y protagonistas poco convencionales ¿Tú qué crees?

Me gusta Jane Austen, Gabriel García Márquez, Michael Ende y Agatha Christie. Sin olvidar a Henry Miller.

La lectura de escritores tan diferentes ha impedido que durante años escogiera un género, pero disfruto con la novela romántica y los microrrelatos, siempre con un toque de humor, sin él no sé vivir ni escribir.

Si quieres divertirte, enamorarte y soñar, échale un vistazo a Microrrelatos con poderes. En este enlace podrás oír algunos de los que aparecen.

Agorafóbica perdida, es un libro autobiográfico con mucho humor negro y unas gotas de surrealismo que dejan al lector boquiabierto. Un tema que afecta a millones de personas, lo narro con naturalidad, sin intenciones de ser un manual de autoayuda.

Diario de una redactora peculiar, es un homenaje a mi padre. Él leía mis historias y yo le regalé este libro. Las experiencias de una amante del periodismo y la literatura que pasará media vida, luchando contra jefes con faltas de ortografía y oportunidades de trabajo en un contexto surrealista.

Microrrelatos con poderes es mi última aventura. Del realismo mágico, al relato cotidiano, intento contar mucho con escasas palabras. También hay espacio para el relato costumbrista, erótico y humorístico. La presencia de Elisabet Ibañez con sus ilustraciones le dan un toque irresistible.